Protección de los Consumidores en la UE

La Unión Europea, con sus 28 países miembros, cuenta con aproximadamente 500 millones de consumidores potenciales. Los Estados miembros han desarrollado medidas a nivel nacional con el objetivo de defender los intereses de sus consumidores. Al mismo tiempo, desde los años 1970, la UE está armonizando progresivamente esas medidas nacionales para garantizar a los ciudadanos de la UE el mismo nivel elevado de protección a través de todo el mercado europeo.

Los miembros de Direct Selling Europe (DSE) no sólo respetan escrupulosamente la legislación europea y nacional en cada Estado miembro, sino que apoyan al legislador comunitario en su trabajo por una normativa exigente en la defensa de los derechos de los consumidores. De hecho, DSE considera que una legislación exigente es la mejor garantía para el éxito de la industria de venta directa sostenible y ética.

La política europea de defensa del consumidor es muy vasta y detallada. A continuación encontrará un resumen de las principales leyes al respecto.

La directiva tiene por objetivo conseguir un auténtico mercado interno del consumidor, teniendo en cuenta una exigente protección del consumidor y la competitividad de las empresas. La directiva se aplica a los contratos concluidos a partir del 13 de junio de 2014.

La directiva establece que el comerciante se hará cargo del deterioro de los productos durante su transporte hasta que el consumidor los reciba en su destino indicado en el contrato. Además, la directiva reconoce un derecho de retractación del consumidor de 14 días. Durante ese periodo, el consumidor tiene el derecho a ser reembolsado si así lo desea (y sin indicar el motivo).

La directiva asegura la existencia y funcionamiento de entidades de resolución extrajudicial de litigios para todo tipo de disputa contractual con las empresas. Las entidades de resolución de litigios tendrán que estar operativas en toda la UE antes del verano de 2015.

La directiva establece un estricto paquete de reglas a nivel europeo contra las prácticas comerciales desleales. Entre otras cosas, introduce condiciones particulares para los consumidores vulnerables, así como una lista negra de prácticas desleales prohibidas en toda la UE. En concreto, la directiva prohíbe los planes de venta piramidales (o esquemas “Ponzi”) (ver nuestro apartado “evite las modalidades de venta ilegítima” o nuestro código ético para mayor información).

Otras leyes europeas importantes para el sector:

Portales de la UE de interés: